MÚSICA

Conjuntos de música alta y de música baja: agrupaciones instrumentales durante el Renacimiento

In General on 26 noviembre 2008 at 8:35 am

Estamos acostumbrados a ver fuentes iconográficas de los siglos XV y XVI en las que aparecen angelotes, niños u otros personajes tañendo el laúd, la viola de gamba, pequeños violinos , arpas, clavicordios, etc.
La música estaba presente en todas las ceremonias públicas o privadas, en las procesiones, cortejos, combates, bailes cortesanos, es decir, en todos los acontecimientos renacentistas tanto religioso como profanos.

La iconografía del Renacimiento no sólo testimonia lo habitual que era el uso de instrumentos musicales, sino las preferencias y predilección que había por algunos instrumentos como el laúd, detalles sobre la construcción de otros como la chirimía o el arpa y las agrupaciones de instrumentos que se formaban… Todo ello nos aporta una valiosísima información sobre el uso de los instrumentos en una época en la que, paradójicamente, apenas se han conservado unas pocas piezas escritas para música instrumental.

Aunque apenas se han conservado composiciones instrumentales, existen abundantes fuentes indirectas que nos informan de que los instrumentos tenían un papel fundamental en la vida musical desde mucho antes del Renacimiento.

Varios factores explican esta situación:

  • La interpretación instrumental estaba a cargo de juglares y de ministriles, y, la mayoría de las veces, el “acompañamiento instrumental” que interpretaban no estaba escrito en la partitura original. La costumbre hasta finales del siglo XV era que los instrumentistas doblaran, imitaran o sustituyeran a las voces en las partituras vocales. Esta costumbre demuestra la falta de conciencia tímbrica que caracteriza a la música del Renacimiento
  • Por otro lado, los músicos van a ir adquiriendo destreza en sus instrumentos. Ello quedará reflejado en las interpretaciones: su habilidad para glosar melodías sencillas, introducir ágiles adornos e ir variando el tema principal… era música instrumental para danzas, fanfarrias, etc. que no se tenía costrumbre de escribir, debido a que siempre se ejecutaba de memoria o se improvisaba.

Agrupaciones instrumentales en el Renacimiento
En esta época los instrumentos se asociaban libremente para hacer música. Dependía principalmente de la disponibilidad de los músicos y de los recursos del festejo. Lo normal era que instrumentos como flautas, violinos y violas interpretasen las partes agudas; laúdes, arpas y chirimías las voces intermedias; y órganos, bajos o viola da gamba las partes graves.

Poco a poco, parece que se establece una distinción natural entre los instrumentos según su potencia sonora. Había instrumentos como la bombarda, el sacabuche, el serpentón, el corneto, la trompeta y la chirimía que se tocaban al aire libre, en fanfarrias, torneos, combates, desfiles, danzas, etc. A éstos instrumentos comienzan a denominárseles instrumentos de música alta por su alta potencia y sonoridad brillante; de la misma forma que aquellos cuyo sonido era dulce y delicado como las flautas, los laúdes, y los instrumentos de tecla como el clavecin, la espineta y el virginal se utilizaban para las interpretaciones de música doméstica en los interiores de los palacios, en estancias, cámaras o salones. Se les llamaba, por eso, instrumentos de música baja. Estas serán las agrupaciones instrumentales más características del Renacimiento.

Con el tiempo veremos como los instrumentos comienzan a agruparse según su tímbrica, es decir, por familias instrumentales. Por ejemplo, aparecen piezas compuestas para un grupo de flautas de distintas tesituras (flautas sopranos, contralto o bajas) o un conjunto de violas (violines, violas da braccio, violas da gamba y violón), etc.

Se denominan consort a los conjuntos instrumentales compuestos por un mismo tipo de instrumento pero fabricado en distintos tamaños. Por lo tanto, sonaban en distintas tesituras pero con la misma timbrica. Estos cambios en la forma de componer van a dar lugar, por primera vez en la Historia de la Música, de partituras escritas para instrumentos.

Características de la música instrumental del Renacimiento
Durante el siglo XVI hay un considerable incremento de partituras instrumentales. Este hecho refleja una mejora del prestigio que comienzan a adquirir los instrumentistas. Aun asi, se seguía practicando la improvisacion y el uso de canciones vocales como apoyo de las insterpretaciones instrumentales tal y como se venia haciendo. Otro indicio de la mejora social de los instrumentistas es que se publican libros que describen los instrumentos o impartan instrucciones para tocarlos.

De las piezas para instrumento que comienzan a escribirse durante el siglo XVI podemos extraer las siguientes características de la música instrumental renacentista:
Las melodías escritas para instrumentos fluyen o se desarrollan con numerosos saltos interválicos y ritmos muy marcados. Suelen ser mucho mas ágiles que las melodías vocales y se aprecia una mayor velocidad en la pulsación. Las ornamentaciones y notas de adorno se improvisaban, es decir, no estaban escritas en las partituras aunque se realizaban en el momento de la interpretación. Es una costumbre que seguiremos viendo a lo largo de todo el barroco siglo XVII.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: